La crucial importancia de la nueva rama en biología: BIOLOGÍA CUÁNTICA - image maple-2135514_1280 on https://equantum.org

Si bien la teoría cuántica revolucionó los propios cimientos de la mecánica clásica a partir de las aportaciones del físico Max Planck, la biología cuántica está cambiando algunas ideas imperantes dentro de la biología pero también dentro de los propios cimientos de la teoría cuántica y sus aplicaciones. Todo gira en torno al concepto de la coherencia cuántica, un estado en que las partículas se comportan como una totalidad, en una vibración al unísono, reflejo de una sincronización extraordinaria. Cuando hablamos de coherencia, nos referimos a un comportamiento colectivo y coordinado de partículas, y esto consecuentemente requiere una relación armónica entre sus partes. Hasta hace bien poco, se pensaba que dicho comportamiento solo podía suceder en sistemas de muy baja temperatura (temperaturas muy por debajo de los cero grados centígrados) como, por ejemplo, en los condensados de Bose-Einstein, estado en que se colocan los átomos a muy baja temperatura (cerca del cero absoluto en kelvin) pudiéndose comportar como una totalidad, mostrando una función de onda cuántica única. Durante las últimas décadas este concepto ha ido transformándose hasta tal punto en que en el día de hoy (noviembre 2023) se acepta la existencia de estados de coherencia en la propia naturaleza y por ende en la biología, tanto vegetal como animal, mostrando temperaturas propias en que se desarrolla la vida.

En los estados de coherencia, las partículas en fracciones muy pequeñas de tiempo, se comportan como una onda y por lo tanto mostrando las características típicas ondulatorias tales como una frecuencia, una longitud de onda o una amplitud, por ejemplo. Al ser onda, las partículas se vuelven deslocalizadas, pudiendo estar aquí y allá al mismo tiempo, siempre en fracciones pequeñísimas de tiempo (tómese como referencia un nanosegundo, 10^-9 s). Esta peripecia se vuelve necesaria para poder explicar fenómenos claves en la biología tales como en la fotosíntesis, en el movimiento de electrones y protones a lo largo de cadenas proteínicas, en la conducción iónica en los canales iónicos neuronales o en el mismísimo sentido del olfato por poner algunos ejemplos. En estos estados coherentes la transmisión de información es instantánea durante muy breves intervalos de tiempo, y a lo largo de distancias también muy pequeñas, pero aunque esto parece una ingeniosidad sin poca importancia en el mundo macroscópico, sí es crucial a la hora de abordar el metabolismo y otros procesos involucrados en la propia Vida. El físico Erwin Schrödinger en su libro What is Life publicado en 1944 ya se cuestionó por entonces acerca de la vida y cómo un organismo es tan ordenado y eficiente a pesar de la agitación térmica de sus partículas constituyentes. Para este físico, debería de haber un campo organizativo, un mecanismo de autoorganización más allá de los cimientos de la biología clásica. Normalmente se suele abarcar al organismo como una suma de partes fundamentalmente separadas unas de otras, sin contemplar en profundidad la interrelación entre estas. Schrödinger se preguntaba: ¿cómo pueden coordinarse billones y billones de células al mismo tiempo? Allí surge un punto de vista organizativo superior y que constituye una de las premisas básicas de la biología cuántica. Otras “habilidades” típicas de las partículas en un estado de coherencia son el efecto tunneling (el poder atravesar barreras aparentemente impenetrables) y el efecto de interconexión instantánea a distancia, denominado entrelazamiento en la jerga cuántica, conexión denominada por el físico Einstein con el nombre de efecto fantasmal a distancia.

¿Qué implicaciones tiene todo esto?

La visión de los seres vivos como un mosaico de partes aisladas se convierte en un concepto de campo de interconexión, un campo energético o mejor dicho una compleja red de campos energéticos interconectados que se extiende a lo largo de los mismos, donde el término vibración adquiere su status que le corresponde cuando abordamos la naturaleza. Además de contemplar el ingenio de la vida como materia en sus fundamentales constructos desde los niveles subatómicos hasta los niveles organizativos superiores (células, órganos, tejidos) hay que abordar la interrelación vibratoria en sus múltiples frecuencias. Un ejemplo típico es el del campo electromagnético cerebral, que parece jugar un papel fundamental en la sincronización de los canales iónicos así como en los microtúbulos que forman parte del citoesqueleto de las células.

La crucial importancia de la nueva rama en biología: BIOLOGÍA CUÁNTICA - image meditation-1000062_1280-300x187 on https://equantum.org

La resonancia electromagnética es otro concepto clave en dichos mecanismos biológicos. Una interacción energética a distancia cuando sistemas separados oscilan a frecuencias parecidas, estableciéndose una especie de puente energético a distancia. Irena Cosic, biofísica, a lo largo de la década de los años noventa del pasado siglo fue bastante contundente en ese sentido, comentando que dicha interacción a distancia es selectiva y pone en contacto macromoléculas separadas por distancias mayores a las que cualquier interacción química pueda llevar a cabo.

Otra característica importante de la nueva biología es que campos energéticos de muy baja intensidad pueden tener efectos a nivel biológico. Un ejemplo típico es el de la magnetorrecepción por parte de aves y otras especies. El campo geomagnético es muy débil y según la biología clásica demasiado débil para llegar a inducir cualquier reacción química. Esta idea está cambiando y un ejemplo es la orientación magnética, debido con gran probabilidad a un mecanismo genuinamente cuántico, llamado resonancia cuántica de spin, según el cual el campo geomagnético entra en resonancia con una estados determinados de spin (rotación por parte de cualquier partícula subatómica), en este caso de electrones y nucleones (protones y neutrones), presentes en una proteína denominada criptocromo. Según la resonancia en cuestión, se inducirían ciertas reacciones metabólicas y que sí tienen efecto y además muy importante sobre la navegación a lo largo de líneas migratorias, habilidad fundamental para la supervivencia de la especie en cuestión. La lista de las especies que se orientan a lo largo de las líneas del campo geomagnética se va ampliando, si bien la primera idea que nos surge es la de las aves, ballenas, tortugas o delfines, también tienen comportamientos asociados las abejas, las moscas, hasta incluso bacterias y ciertos hábitos por parte de otros mamíferos en direcciones muy concretas a la hora de cazar y orientarse. Por lo tanto, los comportamientos cuánticos entran en escena en primera línea si queremos abordar con mayor exactitud los fenómenos asociados a la vida.

 

La crucial importancia de la nueva rama en biología: BIOLOGÍA CUÁNTICA - image buttlefly5835-300x131 on https://equantum.org

 

Un concepto holístico del ser humano

Desde un punto de vista cuántico, la energía es la sustancia esencial del universo. Todo lo que existe, hombres, animales, plantas y objetos, está formado por partículas subatómicas que son fluctuaciones de energía en un inmenso universo de energía e información. Poco a poco a medida vayan progresando las investigaciones pertinentes llegaremos sin duda a un concepto mucho más amplio de lo que somos como seres humanos. No solo somos cuerpo físico donde entran en juego procesos químicos y eléctricos sino somos un conjunto mayor con interacciones energéticas que tienen un papel fundamental sobre el propio organismo.

El nivel cuántico nos guía hacia un concepto de realidad repleta de campos de energía y en la cual el ser humano se convierte en un ser energético inmerso en este inmenso mar de ondas vibrantes. La Física Cuántica nos ofrece un marco de pensamiento holístico basado en estos campos de energía que son importantísimos en el comportamiento del Universo, en las propiedades de la materia observable e incluso en nuestra salud y bienestar. El ser humano es un sistema de energías en vibración continua. Somos emisores y receptores de una gama muy diversa de frecuencias. El organismo no es un mosaico de órganos y moléculas independientes sino un conjunto coherente, un campo de interconexión altamente ordenado y orquestado.

Está demostrado a través de múltiples publicaciones científicas que emociones desagradables merman el sistema inmunológico, cierta emoción o estado de estrés desencadena ciertos mecanismos metabólicos que tienen repercusión directa sobre el bienestar por poner un ejemplo. Sabemos que factores ambientales (epigenética) tienen incidencia directa sobre el ADN y sobre el agua biológica, la cual recordemos es casi un 70% en el caso del ser humano. No hace falta ser mucho más específico para saber que el estado de conciencia tiene un impacto directo sobre nuestro cuerpo físico. Y al revés, un cuerpo físico saludable tiene repercusión sobre nuestro estado emocional, mental y espiritual, aunque de este último no se habla apenas en los círculos científicos ortodoxos. Recordemos que la mayoría de los seres vivos de este planeta tienen un tipo de creencia espiritual y sin entrar en dogmatismos, creo que es un punto importante a recordar.

La crucial importancia de la nueva rama en biología: BIOLOGÍA CUÁNTICA - image relax-955798_1280-300x225 on https://equantum.org

Hacia un futuro prometedor

En las próximas décadas intuyo saldrán a la luz investigaciones muy significativas que cambiarán la perspectiva de lo que somos y lo que nos rodea. No hemos de olvidar la delicada red de ecosistemas en que vivimos, y su interrelación va a ser básica a la hora de abordar la salud integral de todos los seres vivos integrantes del planeta. Esta interrelación ha sido cuidada por milenios por las tribus indígenas por que ellas saben, viven y sienten la íntima red energética de todo lo existente. Para estas es natural, en su día a día, el contacto total con los elementos de la naturaleza, de ello depende su supervivencia y su legado. Estar en contacto con la Tierra y seguir sus ritmos naturales agudiza nuestra intuición y previene muchas enfermedades presentes en la sociedad occidental. Hay publicaciones que afirman que el contacto directo con el suelo con los pies descalzos (Grounding) beneficia todo nuestro ser aportando salud y bienestar.

Foto encuentro con la tribu indígena de los Arhuacos (mamos de la Sierra Nevada de Santa Marta de Colombia), evento que tuvo lugar en Barcelona en noviembre del año pasado:

La crucial importancia de la nueva rama en biología: BIOLOGÍA CUÁNTICA - image IMG-20221107-WA0000-copia-225x300 on https://equantum.org

Más info

Apuesto por esta colaboración, conocimiento científico y sabiduría ancestral. En este encuentro aparece un ápice de misterio, de esperanza y de una mayor comprensión hacia la magia de la vida.

30 noviembre 2023

© Teresa Versyp